lunes, 21 de julio de 2014

GRITO POR PALESTINA



Buscad, en la otra orilla, la causa del llanto.
Buscad, en la sangre, el cauce de los vientres,
buscad, en la vida, el murmullo de las vanidades,
la esencia de la ira, los abrazos de la madre muerta.

En esta orilla, advertid el martillo,
a los banqueros que ríen detrás de los escapularios.
Al hombre que juega a ser gigante
con el sudor del aire, que viene de lejos.

¡Vivís, pero sabed, que estáis todos muertos!:
En paralelo la muerte se viste de doncella,
y vuela a lomos del cóndor que devora la peste.
¡Vivís, pero sabed, que estáis todos muertos!.

Sabed de la orilla que muerde las palabras.
Sabed del petróleo que amamanta la avaricia.
Sabed de los ojos que miran las frentes de los inocentes.
Sabed de la tierra dividida, de las manos en las trincheras.
Sabed de la tierra que grita bajo el fondo terrenal de las cosas,
de la sangre que intuye el sonido del disparo.
¡Sabed de la sangre! ¡Sabed de la Sangre!
Sabed de esa sangre que brota en el corazón de la humanidad.
Sabed de donde viene el dolor de la bomba, la pestilencia del agua,
el humo que cubre la orilla de los niños,
el murmullo de las escuelas mutantes,
de las astillas, de las librerías que muerden los libros
¡Sabed de esa sangre!
Escucha este grito ¡oh vieja Europa!
¡Oh casa oscura de las Américas!
¡oh, malditos señores del dinero!
Sabed de este pueblo donde sangra la niña de Palestina.
Sabed de todos los pueblos que sangran,
de todas las niñas, de todas las orillas.
¡Malditos seáis señores del diluvio!
¡Sabed del PUEBLO
que os apunta, directamente, desde estos versos!
¡Vivís, pero debéis saber, que estáis todos muertos!.

sábado, 12 de julio de 2014

Cuento sobre poetas


Por el paseo de Cánavoas, de Cáceres, iban caminando cinco poetas de Extremadura; divagaban, acaloradamente, sobre la vida, la poesía y las artes en general; en un momento de silencio escuchan, a lo lejos, a una mujer que gritaba: “ahí está el mejor poeta de esta tierra”; todos la miran, esperando encontrar su mirada, en la propia. Ella ausente de esta escena, contemplaba con asombro, como un anciano daba de comer a unas palomas.


viernes, 11 de julio de 2014

JÚRAME



Júrame ante la arena del desierto,
ante la luz que impone el rostro de la aventura,
que tú no vienes del disparo, 
ni has levantado la espada al son de la ira,
ni esgrimes el escupitajo,
ni tan siquiera eres el duende que acuna la noche.,
que nunca has sido la doncella venida de la blasfemia.
Que no arrojaste el guijarro, ni abriste la piedra,
ni buscate la voz del ladrido,
ni cabalgaste al son de las sombras: ¡Júrame!
Que estas sentada a la diestra del perdón,
que tienes el rastro de la lluvia en tus mejillas,
que las orquídeas crecen libres en tus pechos de nieve.
Que eres luna y luz
y que la soledad te lleva al canto de la tierra.
Júrame todo eso.
Labio salvaje contra un puedo todavía
contra el pasto y la miel en las entrañas.
Júrame todo eso.
Y verás avanzar la tierra y los ojos,
y un corazón salido de la melancolía
y mi voz perdida en el canto del aguacero.
Júrame todo esto. ¡Júrame!

domingo, 6 de julio de 2014

LA VIDA QUE NOS LLEVA



Mi amigo vive mejor que yo. Razón:
él vende juguetes de guerra,
yo vendo poemas de amor.
Así las guerras por las orillas;
así los ríos cubiertos de sangre;
así la inocencia herida en las aceras.
Razón:
él vende juguetes de guerra
yo vendo poemas de amor.