martes, 29 de diciembre de 2009

El aire me sugiere tu nombre








El aire me sugiere tu nombre
y, en el recodo, su latido
bombea mi alegría.

Cuando te amo, dibujo
tu inalcanzable imagen
allí donde los ojos conjugan
vértices silentes,
o donde el deseo fermenta
su tacto profundo.

Cuando te amo, añoro
la suavidad anhelada de tu piel,
allí, donde los cuerpos forman
un sólo individuo,
una especie nueva
bañada por los besos.

Y todo ocurre en ese instante
cuando en el aire, yo te nombro.

sábado, 26 de diciembre de 2009

ENTONCES... ¡EL VERSO!



Cuando la luz pliegue sus párpados,
a tu boca y a la mía las vestirá el rocío
y vendrán a besarnos la alegría,
los caminos de tersa sombra
y los vientos que mecen su estirpe.

Entonces… ¡El verso!:
entonces, la caricia y las flores de las adelfas;
entonces tú, cálida figura, tierno suspiro
que juega entre mis sábanas con la alborada.

Rodará el deseo junto a los cuerpos desnudos
y, trémulo, el instinto tocará tus labios.
y sabrás de nuestro origen
en aquellas bocas que el alba intuye.

domingo, 20 de diciembre de 2009

DEJADME SENTIR QUE LA HE QUERIDO

Dejadme sentir que la he querido,
que, por ella, la vida deshojó una sonrisa
¡tan sola y tan dulce!,
que sus labios proclamaron mi nombre
en la canción dormida de un beso.

Dejadme sentir que la he querido,
que mis ojos, silentes, llamaron
a la puerta de sus ojos
cuando nuestras pupilas se miraban, boca a boca.

Dejadme sentir que la he querido,
así, cariñosa y amable,
con su olor a madre enamorada
prendido en mí, como si brotase de una quimera,
de un gesto o de un vocablo.

Pero si un día la vida anunciara su olvido,
entonces...

Entonces, cuando ella sea ausencia en cada calle, en cada encrucijada,
en cada temblor hiriente de este corazón extinto,
no me dejéis, ¡no!, al amparo de su cólera,
de esa rabia que vicia el aire que me circunda

Apartad, si se diera el caso, su boca de la mía,
sus felinos ojos de mis iris, en el mismo instante que se cruzaran las miradas,
y sus afiladas uñas, cuando despedazan terrones de azúcar, de mi piel.
Apartad de mí este temor y ¡no!, ¡no dejéis que se acerque!


Y, cuando todo acabe, cuando el tiempo fije en mi pecho su quebranto,
dejadme lamer, despacio, mis heridas
para sentir así que la he querido

lunes, 14 de diciembre de 2009

Un hombre triste escribe de la paz y la libertad.





En esta casa sin memoria, entre estas paredes azules
donde cuelgan caballos al galope en pinturas inertes,,
donde los hombres nacen con lágrimas en los ojos,
con el monótono suspiro emergiendo de sus bocas,
con las palabras que surgen ya cansadas
en esta casa digo, en estos barrios en los que moro.
te escribo versos dormidos,
flores que nacen moribundas en los jardines del tiempo,
de malezas frías que mueren maldiciendo su existencia.
En vano te escribo en esta soledad
para que tu voz comparezca ante el júbilo
para que el fusil amigo de la muerte
comparezca ante la derrota,
para que el machete que rompe canciones de amor
comparezca preso ante la vida.
En vano te escribo figuras en los párpados
en las ondas que viajan por ojos leales.
Te escribo para que en tus mejillas crezca
el sabor y el olor de un tierno beso,
que en tus manos aparezca la rama del olivo
y que el aire te lleve la profunda caricia de la alegría.
Te escribo para que estos versos no sean en vano,
que llenen de aire, tu libertad, la mía
y la de cada individuo que el único delito que haya cometido
sea sentirse libre y vivir por ello.

jueves, 10 de diciembre de 2009

A los niños sin infancia.

Poema publicado en el libro "El tiempo que me habita" y reformado para "La infancia paralela"



A los niños del mundo que olvidaron la infancia a manos de la lágrima.
A ellos, a los que aún no han nacido.



¡Miradlos! Contemplad sus heridas,
sus cuerpos dorados por el alba y el trabajo,
escuchad sus desnutridas voces...

¿Quién forjará, en sus brazos, la algarabía,
la caricia o el beso de la madre?
¿Quién será cobijo para acallar sus miedos?

Deteneos un momento delante de los ventanales,
en vuestros mudos rincones, ,
en los escaparates y jugueterías.
Contemplad la tierra del martillo,
la de las lluvias aceradas, la del fuego…

Se llevan a los niños antes de haber nacido…
los despegan de la infancia y la alegría;
se llevan sus besos callados,
y sólo nos dejan sus olvidos.

martes, 8 de diciembre de 2009

Canción del emigrado





A Paco García, pues su padre salió de emigrante de la misma provincia donde llegó el mío años más tarde, a La Gudiña (Ourense)



Aún recuerdo el trillo
cuando, melancólico, entonaba
su chirriante plegaria por la era...
Roto, hoy, aguarda, bajo el viejo portón,
que el tiempo le infiera su penúltima herida.
También recuerdo al ceñudo panadero
amasando el pan de cada día...
Pero ya, senil y enjuto,
refresca su vejez en la taberna.

Recuerdo la maleta que, triste,
esperaba, en cualquier andén perdido,
a que alguna vieja locomotora
remontase la colina...
Ahora ya no bailan decrépitos vagones,
al son de tantos pueblos y vientos.

Cuántos recuerdos, prendidos
en mi cansada retina,
salen en busca de otros tiempos
en los que, la labor y los jazmines,
evocaban el sabor y el olor de otras tierras.

viernes, 4 de diciembre de 2009

Si viene el poeta






Si viene el poeta, decidle
que la mordaza se despide de la boca,
que tras la fiera marca de la huella
viene cantando la alegría.
y que bajo el peso virtual de una mirada
nacen los niños con cara de niños.
Decidle, también,
que el toro vuelve a su raza
y que el fiero estoque muere
de frío sobre el agua de la ventisca.
Decidle que pida, al viejo soldado, responder
a la bala con una trova
y al terror con un b eso...
si viene el poeta, decidle
que la tierra en contacto piadoso, le espera…..

viernes, 27 de noviembre de 2009

Cuando la sonrisa cae




Cuando la sonrisa cae,

llueven las noches;

los astros van en busca del vacío

y las caricias incompletas esperan

al céfiro amante que, Eros, delata.



Cuando la sonrisa cae,

bajo los párpados, las miradas, cumplen su condena,

se amontonan las páginas que mima la poesía

y torna, el verso, a definir la lágrima

que no encontró su eterno amparo.



Cuando la sonrisa cae,

se acarician, en la noche, los cuerpos desnudos,

la vida se hace trémula,

la tierra y el temporal danzan en silencio

y caen los frutos que dormitan

en los profundos ojos de los adjetivos.



Cuando la sonrisa cae,

palpita la vida bajo las sábanas del aire

y es, entonces, cuando los enamorados

buscan los besos dormidos;

aquellos que nunca se dieron…

¡cuando la sonrisa cae!


José Cercas

martes, 24 de noviembre de 2009

YO ESTOY SOÑANDO






Yo estoy soñando;
cuando abro, de pronto, la memoria
y extraigo, de ella, la savia que nunca me entregaste;
o cuando tu desnuda piel acomete mis silencios
y busca, en el centro de cada otoño,
el viento que acoge las ramas más hostiles
y el beso de aquellos “tus” labios sin acentos.
Porque estoy soñando

Yo estoy soñando;
Cuando el agua purifica mis manos,
las flores abren sus corolas
y nace una canción de cada palabra,
de cada sentimiento;
cuando la vida, a fuerza de vivir,
levanta su vista
pues sabe que el rayo que nace,
al final, acometerá su vientre;
o cuando te encuentro en todo lo que busco,
en todo lo que siento…
Porque estoy soñando.

Y yo estoy soñando
cuando te quiero como te quise
y cuando no te quise como te quiero...
porque yo, ¡te estoy soñando!.

viernes, 20 de noviembre de 2009

ESTA TIERRA, ESTE BARRO

A HIGINIO CERCAS
A LAURA DOMÍNGUEZ
A MI TÍA PILAR CERCAS. Pues ya cerró el libro en su último capítulo.







He aquí la tierra de mi origen,
los pueblos que circundan
la esencia de lo vivido:
Santa Ana, de casta íbera,
donde la vida tiende su exhausto tiempo
en el contorno de las sombras,
bajo el viejo redil de las cigüeñas,
desea que, en sus labios, brote
la luz alegre de las azucenas.
Ibahernando, siempre alerta,
expuesto en la llanura como la lánguida encina,
busca y espera la lengua de abril; la primavera.
Por ellos sueño toros desbocados,
bueyes que abren los pasos de la tierra;
¡por ellos sueño toros desbocados!
¡Ay, esta tierra, este barro!
-Versos que se escapan entre mis manos...
Buscadme en las noches de invierno
cuando, al paso del frío, yo los evoco.
¡Buscadme en ellos!
Entre los surcos del arado,
en sus calles silbantes y desiertas,
en la labor del pan y la cosecha..
¡Buscadme en ellos!
Pues allí germina la vida
y allí, ¡allí emerge mi esencia!

domingo, 15 de noviembre de 2009

A LAS CAMPANAS




Agita, la campana, su fiero bronce
cuando la mano del niño mece
la cuerda que le aferra a la vida,
lanzando, a las alturas,
su melancólica cantinela.
Algunas veces, baila en el campanario
cuando el agua moja el llanto del inocente
o cuando el júbilo entona, de blanco, un “si quiero”;
Otras, lamenta que una triste y fría caja
torne los ojos del individuo
y, en afligida melodía,
pide, a los vivos, una plegaria por los que se han ido.
Y otras, desde la furia, nos alerta
cuando el fuego, con saña, devora el horizonte
y, con su amargo velo de humo, cubre el aire.
Ellas, eternas reinas de las torres,
orgullosas, quiebran el silencio.
¡Yo se que estáis vivas, tanto en el corazón,
como en el alma de los pueblos!..

jueves, 12 de noviembre de 2009

EL PASO DE LA SEMENTERA






De la tierra vienen, tu voz, irremediable,
y los surcos que profanaron las raíces del aliento.
Ya busco tu cuerpo bañado por el barro,
en la cosecha que secciona la espiga;
el llanto que canta al paso de la sementera;
la piedra que quiebra el arado
y tu boca, sublime y cautiva, bajos los pechos de natura.
Nacemos de las rosas que florecen sobre el granito
probamos el fruto dorado de la cosecha,
bebemos el agua de todos los ríos
y nos deshojamos en versos que fondean sus palabras
en el vientre dormido de las mareas.
Ya nos cubre, para siempre, la vida
y el beso, en nosotros, conjuga sonrisas.

domingo, 8 de noviembre de 2009

Tras los cristales del frío






Ni mi voz, cuando circunda la tarde,
ni la efímera luz que habita en mis ojos,
pueden superar los muros que, con desdén,
levantas.
Bajo una lluvia de lágrimas
que empapa tierras brumas,
el tiempo baldío, en un instante,
me deja ver tu memoria, anegada,
en la perdida soledad de una caricia.
Ya no te señalo con el dedo acusador de mi aliento,
ni escribo tu nombre tras los cristales del frío,
no hallo timón que me controle el rumbo
ni tiño, con tus colores, la palabra inerte.
A ti te escribo estos versos,
a tus párpados que, sin memoria,
buscan, en la palabra abatida.
el recuerdo del último adiós,
mientras un suspiro me fuerza a seguir combatiendo,
a seguir llamándote entre todos los nombres
cuando apenas cruza la tarde ante mis ojos.

sábado, 31 de octubre de 2009

A LOS NIÑOS DE LA GUERRA. DE CUALQUIERA, PUES ELLOS SIEMPRE SON LOS MISMOS








En las calles del averno juegan los niños
con pelotas de trapo,
con ubres de tierra prendiéndose en sus alpargatas rotas,
los niños ríen en las trincheras.
Ya viene el color del fuego y la palabra prendida en la sangre,
y en las calles los niños juegan con lágrimas yermas;
un tanque, a lo lejos, ruge su voz de trueno.
¿Será que llegó el invierno?
A los niños los cubre el polvo y las pelotas vuelan ateridas;
debe ser que es invierno,
¡debe ser!,
y los niños abandonan sus juguetes en el fango.

martes, 20 de octubre de 2009

SONETO, A UN TORO DE CÓRDOBA. (Recordando a Jacinto)

Un toro de Córdoba, la lejana,
llora, al aire, la sangre de Jacinto
en los claveles, tristes, de corinto
y en las hojas secas de la mañana

Toro herido, cuando en tu boca mana
la vaga memoria de un cuerpo extinto
y la hora atroz, de tan cruel instinto
asesino que cercena la grana.

Toro del alma, levántate y llora
esa sombra que forjó su muerte,
-pétalos de una vida más sonora-

Toro de luto, perfila la hora
del sollozo amigo. Duele la suerte
que se lleva su savia, sin demora

jueves, 15 de octubre de 2009

TE DIGO ADIOS




Cuando digo adiós, digo lágrima,
Anuncio penas que parpadean
en el lugar perdido de la derrota
y entono suspiros que brotan al paso
de los enamorados.

Pero cuando te abrazo
-¡ay, cuando te abrazo!-
regresa el todo:
los jilgueros que cabalgan
sobre las copas de los árboles perdidos,
el sol de aquellos días tan nuestros
atravesando el limpio horizonte de la tierra,
el dulce tacto de tu boca
y los pechos que dormitan bajo los astros

Porque es así como yo te amo
siénteme antes de la partida,
y quiéreme antes de que el río vuelva a su cauce,
porque cuando te digo adiós, mujer amada,
yo digo lágrima.

domingo, 20 de septiembre de 2009

MUJER TELÚRICA







Mujer telúrica, hembra amada,
rostro que se acomoda
en la triste laxitud de mi rostro,
yo te invoco detrás de los espejos,
encima de los lirios que audaces crecen,
en los trabajados surcos de la tierra.
Invoco tu voz y tu sonrisa
porque acaso aún no te has ido. ¡OH doncella de invierno!
porque sé que aún no te has ido.
Yo te canto, mujer, y dejo el verso quebrado
entre mis labios
porque así suspira la vida que te dono.
Que las manos vuelen, pues, a la altura de un poema,
que tomen conciencia de lo escrito en este instante
aunque tu no estés
y yo no vuelva a recordar su nombre.

domingo, 13 de septiembre de 2009

TODO ERES TÚ

Todo me recuerda a ti,
las fuentes junto al camino,
los álamos que pueblan el bosque
y la luz que atraviesa tu piel
besando los labios del recuerdo.
Todo eres tú;
el otoño que cuelga desnudo en la mañana,
la soledad lamiendo el néctar de tu boca
mi corazón resuelto ante la pena que me exalta
y estos versos forjados a la vida.
Todo me recuerda a ti,
pues hay barcos surcando los mares del llanto
y ángeles que dibujan nubes azules en mi memoria,
cuando escribo tu nombre en el aire
cuando la tarde invoca tu sonrisa.

sábado, 29 de agosto de 2009




La casa esta triste,
mira al viejo ladrillo que llora en la calle,
a la piedra que cubierta de musgo
esta tendida en el tiempo de una esquina;
con sus ojos abiertos,
los postigos cuelgan ya solos del asombro.
La casa está triste;
de un balcón pende una lágrima,
de otro, un día triste como tantos,
y penden sombras que dejan ocasos
en los ángulos abandonados de la tierra,
mientras una raída cortina sale a la calle,
como si el tiempo cabalgase
en su amarillento lomo de hilo.
La casa está triste;
clavada en el suelo
recuerda viejos tiempos
cuando la algarabía venía
abriendo sus ventanales blancos,
cuando crecían en su jardín
flores de sonrisas enamoradas,
árboles en cuyos frutos la risa vivía.
La casa está triste
porque aquellos tiempos azules que se perdieron
cuando al último de sus habitantes,
un aciago día, la vida lo dejo postrado
y se perdió en las calles del sollozo
bajo el triste lamento de las campanas.
La casa está triste;
Y luego el silencio lo habito todo,
lo cubrió de polvo y tiempo
dejando tan solo al viejo calendario
marcando para siempre los días pasados.

martes, 25 de agosto de 2009

DIGO TIERRA





Digo tierra y digo

hombro contra hombro,

surco que se abre en el barro,

flor que en su declive

reconoce que ha vivido.


Digo tierra y digo tacto que pretendo,

digo que te quiero todos los días,

que la luz besa mi frente

y que tu agua humedece mi garganta

Digo polvo que genera un huracan silente,

una raiz que pronuncia su casta de madera;

y vuelvo a decir te quiero.



Porque digo tierra y digo

que me ha parido,

que ha moldeado el fruto que tomo

y el aire que exalo.


Y así digo tierra y digo: "

Yo soy tu hijo"

sábado, 15 de agosto de 2009

Las calles de la ausencia



Mis calles, ¡ay!,
no son las de antes; tienen hambre,
navegan abandonadas de besos
y se consuelan mirando
un océano de ventanas vacías.
Tus calles están alerta,
pincelan la luz
con sus largas trenzas de sombras;
ya atardecen en las terrazas
donde tiritan las antenas frías.
Nuestras calles de entonces lo invaden todo,
afónicas rugen con su olor de alquitrán
y tienden sus manos para escribir en el viento
que todo es un sueño de melancolía.
Calles que palpitan,
dejando pintadas en paredes diáfanas
el aleteo de los pájaros que trinan en árboles de
acero
mientras la vida, busca el monótono tic- tac de los
días.
Mis calles, tus calles, nuestras calles,
inundadas de luz y de viveza
nos amaban desde los tiempos
ya lejanos que amargan los adjetivos
y buscan nuestras voces en la lejanía.

viernes, 7 de agosto de 2009

Vocablos perdidos


Me comentan que te fuiste,

que ya no habita en tus pupilas la algarabía

y que en los estantes se posan los días inertes,

aquellos que los años no mencionan.


Me dicen que escribiste un poema

sobre la puerta cerrada del averno,

que llevabas en tus manos el mármol frío

y un beso que te hablaba de la vida.

Me comentan que retrocedió tu mirada,

que dejaste impregnada la tierra

con una sonrisa de espejos rotos

y que una canción de amor abandonó tu cabello.


Me dicen que abriste celosías

y que pájaros de agua batieron sus alas

bajo el asombro de tus párpados

cuando un beso validó la primavera.


Me comentan que tienes frío,

que en tus noches tiritan los recuerdos

y que desde tu mesilla te habla triste,

en vocablos perdidos, mi retrato.

domingo, 2 de agosto de 2009

A TRUJILLO (CÁCERES)


Del granito silente, el de la leyenda,
golpeado por el ocaso
y pulido por la mano de la amargura…
nacen, orgullosas, las ciudades;
se alzan desde la tierra hacia el infinito,
hacia el espacio que mece el miedo,
hacia el aire que emite
la palpitación de los siglos;
surgen las piedras abiertas,
la historia terrible de las espadas,
aceros que fueron imposibles para la vida;
el hombre jura lealtad a la muerte
y cumple con ella promesas de sangre;
la piedra, entonces, se vuelve gigante
y en su ceño se cincela el obelisco,
donde la historia posa su memoria,
donde el granito duerme
en la evocación sublime del tiempo.

domingo, 19 de julio de 2009

CONFERENCIA EN CEUTA

El día 17 de Julio de este año, o sea hace unos días, di una conferencia sobre los poetas que pasaron por cárceles, mazmorras, torres y calabozos a lo largo de la historia española. El lugar no podía ser más adecuado, la institución carcelaria “los rosales” en la ciudad autónoma de Ceuta. Aquí os dejo testimonio gráfico de lo que allí aconteció.









domingo, 12 de julio de 2009

LLUVIA


José Cercas Domínguez
Nacionalidad, española

Con este poema participo del cuarto Concurso de Poesía de Heptagrama.


Caes desde el fondo de tus ojos
como sutil gota que, impasible,
se detiene ante mi ávida mirada.
Caes desde la nieve, palpitando
corazones que huyen de todo
y que a todo se enfrentan por un beso.
Caen ante mí, ¡oh, fugaces quimeras!
tus espacios, tus leyes,
una lágrima que, herida, sabe de destierros
y, a lo lejos, tu última palabra;
caen desde el centro de tu pecho enmudecido
sobre frutales que pronto tornaran al fruto,
sobre la tierra que se expande en barros
y que se llevará el tiempo en memorias perdidas.
Caes desde mí, desde el infinito
horizonte que me aterra,
desde la calle que me mira con ojos infelices.
Caes y así empapas mis besos
en posición de espera para siempre.

lunes, 6 de julio de 2009

A Santa Ana, mi pueblo


http://www.youtube.com/watch?v=axYQ3ObYftU



Mi pueblo es la historia anclada en la tierra,
el silencio que rinde sus letras en las calles del viento,
la infinita dehesa donde se cobija
el molino cubierto de agua y musgo
y su puente labrado en el eterno granito.
Mi pueblo son los hierros
que, de óxido, lamen las ventanas,
un racimo de geranios que cuelgan
de los balcones rotos expuestos al aire,
la lagartija errante que trepa por las encaladas tapias
y el agua que mana en los gélidos arroyuelos
buscando su ocaso frente a los adarves.
Mi pueblo es el calor de la siesta
o el frío de tiempos pasados,
las cartas que no se escriben,
pero se cantan en tardes de baraja.
Mi pueblo son sus gentes,
hombres y mujeres que labraron el surco,
aquellos que partieron en pos de un sueño
y los que dejaron los vientos y las flores
para abrazar la tierra y sus orígenes.

martes, 30 de junio de 2009

En la eterna noche en que te quiero








Mira, amor mío, nocturno galopa el jinete.
sobre el blanco corcel de la quimera,
sobre la flor que dormita en el filo de tu espalda
cuando el verso se derrama en tus labios.
La luna sonríe con sus blancos dientes de plata
la oscuridad detiene mi voz bajo tu lengua
pues somete el tiempo en que te pretendo,
en el que busco el aire que respiras.
La noche te viste con su traje de aire,
quiere lamer el néctar que en tu boca crece,
donde el fuego prende los espacios,
en el perpetuo crepúsculo de un abrazo,
mientras desnudo tu voz e invoco tus gemidos
o cuando tus besos y los míos tiemblan de amor.
Porque para siempre es mediodía
en la eterna noche en que te quiero.

martes, 16 de junio de 2009

PRESENTACIÓN DE "LOS VERSOS DE LA AUSENCIA Y LA DERROTA" EN REQUENA POR ELENA PÉREZ Y RAFAEL MUÑOZ

UNA PRESENTACIÓN DONDE EL PROTAGONISTA NO PUDO ASISTIR POR RAZONES SIN CORAZONES. GRACIAS A MIS AMIGOS POR PRESENTAR TAN BIEN MI LIBRO. -ELENA ERES UN SOL-

martes, 9 de junio de 2009

A LOS NIÑOS MUERTOS EN LA GUARDERÍA DE MÉXICO




Dejaron en la tierra el fruto del hombre,
la lágrima que, cándida, besaba la luna,
los ojos abiertos de los inocentes.

Dejaron sus manos quebradas sobre el fuego
que comen, muerden y mata
la doliente pena que hoy me embarga.

Quedaron inermes los juguetes de humo, atrapados en sus cunas,
con los ojos abiertos a la mañana
parpados izados al aire
en llanto desesperado;
ama y grita el hombre,
la madre pena y languidece
ante el sueño eterno del hijo que calla para siempre

sábado, 6 de junio de 2009

Algunas veces







Algunas veces, pensando en ti,
vienen a mi mente
aquellas cosas que nunca nos dijimos,
mientras las manos recorrían
mis vientos y tus brisas.

Aquellas veces, mis labios
-en explosión sonora- habitaron
en los tuyos, tan distintos
a estos que hoy me entregas
bajo la canícula gris de la tarde
cuando surgió el beso tenue, perdido en la memoria.

Algunas veces paseo desde el fondo de todo,
hasta el ocaso, hasta tu aliento distante,
recorriendo en perdidas parábolas
los momentos que huyeron de la sonrisa.

Aquellas veces, cuando se intuía
la completa expresión de un “te quiero”
circulaban, entre tus cabellos,
el nocturno tacto que te evoca,
la tristeza que me diste, la palabra que arde.

Algunas veces vienes a mí desde los espacios
donde bailan las cigüeñas sus valses marinos,
donde tus pechos, al aire, buscan
otros labios que liben tu boca precisa.

Aquellas veces, engalanadas de olvido,
tus lágrimas ungían la tierra deshabitada,
cuando tus besos se diluían
para siempre en imposible alarde.

domingo, 31 de mayo de 2009

EL TIEMPO

Un día el tiempo me dirá “para”
y yo dormitare bajo los ojos de la noche,
en una esquina al lado de los siglos y la poesía.

Y yo pararé en la tierra desnuda
el tiempo besará mi fragancia inmóvil
y retornarán mis labios al silencio
pues de la nada vinieron
de la nada enamorada…

miércoles, 20 de mayo de 2009

LA PRIMAVERA TENDRÁ TUS OJOS


Alguna vez la primavera tendrá tus ojos,
ansiosas abejas libaran las lágrimas
y el néctar caído de tus labios.
Cuando tus besos abran su perfecta simetría,
el deseo, canción pura que la noche esconde,
rubricará tu destino de luna llena
y tú te reirás y de tu risa germinará la vida.

Algún día la primavera tendrá tu cuerpo,
te besarán los lirios en las quebradas,
llenaran de miel tu cintura
las montañas cubiertas de luz,
la lluvia te vestirá de bruma y tules
y besarás la tierra que dormita bajo tu pecho.

Alguna vez la primavera se hará eco de tu presencia,
de ti nacerá la vida en forma de claveles,
te vestirás de albas y de trinos
cuando el brote tenga tus ojos
y tu cuerpo la savia natal de tu figura;
porque alguna vez tú serás la primavera.

viernes, 15 de mayo de 2009

A mi padre Elegía segunda






Padre mío, la tierra no te invoca,
no crecen los lirios tras tus párpados,
el barro no quiere besar tu arquitectura dormida. No.
Porque tu eres el rayo que al hombre cubre,
el musgo que cede sus labios a la piedra
y el ala inmóvil de un beso perdido.
Ya validó tu estatura, el firmamento
y te imploran, todas las noches, los astros
porque tú traes la luz y un suspiro
en manos invisibles,
padre mío, hoy te pienso;
heme aquí ante los recuerdos.

martes, 12 de mayo de 2009

Firmando libros en un centro comercial de Trujillo (Cáceres)


Todo eres tú


Todo me recuerda a ti,
las fuentes junto al camino,
los álamos que pueblan el bosque
y la luz que atraviesa tu piel
besando los labios del recuerdo.
Todo eres tú;
el otoño que cuelga desnudo en la mañana,
la soledad lamiendo el néctar de tu boca
mi corazón resuelto ante la pena que me exalta
y estos versos forjados a la vida.
Todo me recuerda a ti,
pues hay barcos surcando los mares del llanto
y ángeles que dibujan nubes azules en mi memoria,
cuando escribo tu nombre en el aire
cuando la tarde invoca tu sonrisa.


viernes, 8 de mayo de 2009

TU LO SABES

Yo te espero en las hojas
que, escritas, se abren entre tus pechos - y tú lo sabes-,
en las paredes donde cuelga la memoria.
Te espero porque tu voz sube hacia los aires,
para que tus labios se pronuncien por mis labios.
Yo te espero -y tú lo sabes-
en la estancia donde mora una copa vacía,
un violín dormido y el jazmín que muere en soledad.
Te espero en el te quiero,
en las zapatillas que bailan sobre los relojes,
en la historia que anda buscando melancolías,
por los hoteles bravíos de Extremadura -y tú lo sabes-
tú sabes la elevación exacta de mis manos abiertas,
mis ojos pronunciando azules imágenes en las retinas,
la suavidad del llanto en continuo retorno
y mis labios en la espera de tu lengua -y tu lo sabes-
Me amas y no me amas, -pero acaso tú lo sabes-
me tiendes una mano, que eléctrica,
se forja en pantallas encendidas
y me sometes a la pena que emerge de montañas distantes,
mares y zapatos; distantes. -Porque tú lo sabes-
Tu sabes el trabajo del verso cada día
bajo la sombra amada de la fotografía.

sábado, 2 de mayo de 2009

2 DE MAYO DE 1.808

Desde la boca llegó el grito a revelar la ira;
el hombre esgrimió el rostro de la sangre,
y de nuevo el hombre mato al hombre.
¡Agonía en las calles y en los barrios!;
¡Agonía en las tumbas abiertas y en los pechos del hambre!;
surgió el terror vestido de viento,
el día afiló sus navajas de furia;
mujeres y hombres comparecieron ante la rabia,
llegaron desde las azoteas,
desde los balcones, desde las hojas verdes de la primavera.
Y ellos… ¡Oh malvados guerreros hambrientos!
¡Oh salvajes fieras del combate! …
levantaron sus sables al viento y la sangre
y el hombre volvió a matar al hombre.
Dueños fueron de la longitud que esgrime la espada,
de las cabezas huérfanas que somete la tierra,
y de la sangre que emana deshojada. Pero…
cuando el ciudadano rompió la tierra con el puño del aire,
ellos besaron el polvo dorado de la lágrima
y quedaron en el surco para siempre muertos.
en las aceras sus cuerpos mutilados,
bajo el dorado sauce sus uniformes,
y sobre ellos, la tierra, la voz del acero,
la sangre en saliva seca,
y los ojos que nacen fuera de la órbitas;
la muerte acunó barbas ardientes,
manos quemadas en las sombras,
porque mujeres y hombres murieron bajo la furia desbocada.

sábado, 18 de abril de 2009

AMIGOS Y AMIGAS

Ya esta en las librerias de España mi libro "Los versos de la ausencia y la derrota" que me publico la editorial Vitruvio, lo presentare en las siguientes Ciudades.

Rueda de prensa en la Institución Cultural el Brocense de Cáceres el día 22 de abril a la 10.00 h de la mañana.
Feria del libro de Cáceres el día 25 de abril a las 12.00 del mediodia. En la sala de conferecias
Rueda de prensa en la casa de cultura de Santa Ana, (Cáceres) el día 9 de mayo a la 20,30 h.
Feria del libro de Badajoz el día 21 de mayo a la 20,30. En la sala de conferencias
Firma de libros en el centro comercial Lecrel de Trujillo el día 9 de mayo, de 12.00 a las 14.00
Feria del libro de Mérida el día 4 de Junio a las 20,30 h. Sala de conferencias.
Muchas gracias a todos y todas.
Pepe Cercas


jueves, 16 de abril de 2009

INTUYO

Intuyo en mi boca las sombra de un beso
en el hastío de la tarde que precede a tu ausencia,
y mis palabras que, en un tiempo enamoradas,
hoy abandonan la afonía que acalla mi voz

Intuyo las miradas huidizas que te evocan,
perdidas en el largo tic- tac de los inviernos;
otra generación que se hunde, otro amor
que se desploma, calladamente, en el ocaso.

Intuyo en tus pupilas las lágrimas que te invaden
y quieren poblarte antes de que la primavera
busque tu brote exacto en el centro de mi cuerpo,
antes de que tu manos cubran la longitud de mi cara.

Intuyo la risa sometida al rictus de mi presencia
la memoria alerta, dormida en la palabra que me abate,
un lamento que crece en el aire y un quejido,
pues está triste la voz con que me entrego.

martes, 14 de abril de 2009

APOYO A CÁCERES 2016

http://www.youtube.com/watch?v=wS6qNwGcQW4



¿Quién acallará tu llanto de luna,
tu lamento de piedra milenaria?
¿Tal vez la sombra donde se tiende mi dolor,
donde la razón pena
en la cosecha de las mieses?
Ciudad escrita en parpadeos,
ciudad de la espiga y el granito,
surgida del arte de los canteros
donde la hiedra esculpe la esperanza
de aquellas tierras del cóndor y los ponientes;
Ciudad musical, lágrima de los arpegios,
Golfines en las alturas donde maduran los sueños,
ciudad fundadora de soles,
torres que infinitas cubren los aires,
campanarios nacidos en los amaneceres,
bronces lanzados al vuelo.
Perpetua primavera te puebla de rosas.
Vuelve la tierra callada a parpadear
y Cáceres, ciudad de leyenda y asombro,
ante la historia, se detiene.

domingo, 12 de abril de 2009

LAS CALLES DE LA AUSENCIA

Mis calles, ¡ay!, no son las de antes; tienen hambre,
navegan abandonadas de besos
y se consuelan mirando
un océano de ventanas vacías.

Tus calles están alerta,
pincelan la luz
con sus largas trenzas de sombras;
ya atardecen en las terrazas
donde tiritan las antenas frías.

Nuestras calles de entonces lo invaden todo,
afónicas rugen con su olor de alquitrán
y tienden sus manos para escribir en el viento
que todo es un sueño de melancolía.

Calles que palpitan,
dejando pintadas en paredes diáfanas
el aleteo de los pájaros que trinan en árboles de acero
mientras la vida, busca el monótono tic- tac de los días.

Mis calles, tus calles, nuestras calles,
inundadas de luz y de viveza
nos amaban desde los tiempos
ya lejanos que amargan los adjetivos
y buscan nuestras voces en la lejanía.

viernes, 10 de abril de 2009

EL HOMBRE QUE ME HABITA






Después de recorrer el mar por la playa escrita,
por los montes, los valles que trabajan las horas
y la fragua donde el fuelle labora canciones de miel…
Después de perder otro día,
aquel en que los almendros blanquean sus flores
para convertirse en semilla que alimenta más vida…
Después de saber que el fruto es más un puente que una poesía,
que la risa transita entre los muros de otras risas
y la azada tiende su voz sudorosa
en paredes solitarias o cuelga del orgullo
a pesar de romper la tierra y quebrar el surco…
Después, tú y yo;
porque ya no habrá tantos después que contarte,
porque siempre es después y pasado al mismo tiempo,
porque una nube blanca pasa por mi memoria,
acaso después de quererte…
Después de todo y más aún, después de nada,
pongo en movimiento los astros y los besos,
los ojos que abandonan contigo soledades
pues voy, como siempre, a la playa del llanto
buscando abrir los candados del destierro
y alineo el paso a la vida, porque así lo sé escrito,
porque así camina el hombre que me habita.
Después de todo, al final,
la guadaña siempre precede a la muerte.

jueves, 9 de abril de 2009

ALGUNAS VECES

Algunas veces, pensando en ti,
vienen a mi mente
aquellas cosas que nunca nos dijimos,
mientras las manos recorrían
mis vientos y tus brisas.

Aquellas veces, mis labios
-en explosión sonora- habitaron
en los tuyos, tan distintos
a estos que hoy me entregas
bajo la canícula gris de la tarde
cuando surgió el beso tenue, perdido en la memoria.

Algunas veces paseo desde el fondo de todo,
hasta el ocaso, hasta tu aliento distante,
recorriendo en perdidas parábolas
los momentos que huyeron de la sonrisa.

Aquellas veces, cuando se intuía
la completa expresión de un “te quiero”
circulaban, entre tus cabellos,
el nocturno tacto que te evoca,
la tristeza que me diste, la palabra que arde.

Algunas veces vienes a mí desde los espacios
donde bailan las cigüeñas sus valses marinos,
donde tus pechos, al aire, buscan
otros labios que liben tu boca precisa.

Aquellas veces, engalanadas de olvido,
tus lágrimas ungían la tierra deshabitada,
cuando tus besos se diluían
para siempre en imposible alarde.

sábado, 4 de abril de 2009

CUANTAS VECES EN VANO

Cuántas veces, en vano, me escuche decir te quiero ,
cuántas besé tus labios en huida continua
y sentí el frío de tu tacto sin retorno, tu frío rodeándome.
Cuántas veces, en vano, yo te quise,
e imaginariamente llené tus labios con mis besos;
te quise sin pronunciar tu nombre
y, en vano, toqué tu voz y me alimenté de tus gestos.
Cuántas veces, en vano, amé el rictus de tus labios
decorados,
acaricié tus manos en el abandono del tacto
y besé tu frente sin memoria y sin momentos.
En vano te quise y no te quise,
llamé a las rosas -naturaleza y arte- a los bordes de tu vestido,
besé, en vano, tu figura en el tiempo
y toqué tus perfiles de abril en mis sueños.
En vano busqué el néctar de tus labios madurados,
tu mirada sin gesto
y el llanto que nunca supo el nombre de las amapolas.
Cuántas veces recurrí al viento de tu talle,
al olor de mi tierra enamorada
o a tu voz amándome sin sentido.
Cuántas veces busqué tus pasos en el horizonte,
sobre aquellas horas maduras que caían en tus
pestañas,
sobre el amor estéril, sobre las hojas blancas
que de pena ardían, sin poesía,
sobre los versos que mueren fríos
en los cuerpos desnudos de los enamorados.