jueves, 10 de enero de 2013

Oye este canto




Oye este canto:
tú que fuiste parte de mi tiempo,
que te vestías de azules y valses marinos,
que vagabas, profunda, por mis pupilas.

Tú que fuiste la lengua imposible
del imposible vocablo,
eco profundo del todo
parte profunda de la nada. Tú

Oye este canto:
Que amaste entre las sombras,
entre las telas de mis sábanas.
El canto del tiempo:
luz domada por la vida,
aire que se expande fuera del suspiro,
viento que la historia doma,
corazón ajado
que en mi pecho asoma.

Oye este canto
lejano y amargo.
Canto de silente de voz
que ya no te llama
¡ay! Que ya no te llama.

2 comentarios:

  1. Hermoso poema con rítmo y cadencia... Felicidades.

    ResponderEliminar
  2. Nostalgias del tiempo pasado.
    Hermosa forma de expresarlo.
    Saludos.

    ResponderEliminar