sábado, 9 de julio de 2011

Lluvia





Caes desde el fondo de tus ojos
como sutil gota que, impasible,
se detiene ante mi ávida mirada.
Caes desde la nieve, palpitando
corazones que huyen de todo
y que a todo se enfrentan por un beso.
Caen ante mí, ¡oh, fugaces quimeras!
tus espacios, tus leyes,
una lágrima que, herida, sabe de destierros
y, a lo lejos, tu última palabra;
caen desde el centro de tu pecho enmudecido
sobre frutales que pronto tornaran al fruto,
sobre la tierra que se expande en barros
y que se llevará el tiempo en memorias perdidas.
Caes desde mí, desde el infinito
horizonte que me aterra,
desde la calle que me mira con ojos infelices.
Caes y así empapas mis besos
en posición de espera para siempre.

5 comentarios:

  1. Este poema me conmovió. Ese final tiene toda la fuerza y el dolor. Gracias por compartirlo poeta.
    Diana.

    ResponderEliminar
  2. Buenisimas y muy interesantes definiciones de esas gotitas de lluvia, de llanto de felicidad. un trabajo impecable. Como siempre. Saludos cordiales Pepe. Sergio

    ResponderEliminar
  3. sencillo y emotivo,me encanta ,mil gracias por esta bella experiencia

    ResponderEliminar
  4. Cuánto dolor reflejan los dos ultimos versos ,pero excepcional la composición.

    ResponderEliminar
  5. GRACIAS POR COMPARTIRLO , BELLO POEMA.

    ResponderEliminar