sábado, 11 de diciembre de 2010

Pienso en la tierra "Una protesta ante la sublime hipocresía de occidente"


"Una protesta ante la sublime hipocresía de occidente"

Pienso en la tierra,
en el aire puro que invade mi coraje;
y no en el hombre
que desciende a la curvatura de su espalda,
ni en los párvulos harapientos
que pueblan las calles del orgullo.

Pienso en la tierra, sin términos,
donde todas las flores crecen
con el aroma de la madreselva;
donde hombres y mujeres
tocan las palmas del alba y el júbilo;
y no en los parados
que llenan las calles y lloran noches.

Pienso en la tierra,
en el viejo olivo
que, a pesar de todo, sigue madurando
su sabio tronco en la historia,
en el ganado que pasta atardeceres,
y en la cosecha que eleva la espiga
a la tarea del pan;
y no en esa tierra
donde se muerde el polvo del combate,
donde la minas siegan
las manos y el aura de los efebos..

Yo pienso en la tierra donde el rocío
tiene el calor de la risa, al abrigo de los hogares;
y no en la otra del árbol sin fruto
¿Para que pensar en lo que no florece?

2 comentarios:

  1. Estos versos merecen aplausos: son denuncia y a la vez entrega. Te felicito.

    ResponderEliminar