martes, 17 de julio de 2012

Vale por un centinela

Un día, estando en el ejercito, con 18 añitos,  se me ocurrió ir a la cantina a por un bocadillo y dejar el fusil en la garita con un letrero que decía, "vale por un centinela" creo que fue mi primer y único poema visual. Pero desde luego mis amigos no se olvidan de la anécdota y  me la recuerdan cuando les viene en gana. Valga esto para alegrarnos en tiempo de crisis. Saludos.



1 comentario: